Archivos de la categoría Artículos

Artículos sobre el nudismo social

Objeción de conciencia nudista

Nudistas en Barcelona En el caso de Cádiz, Malgrat o Pamplona nos encontramos que sus alcaldesas se saltan las leyes fundamentales para imponer unos criterios morales propios a toda la ciudadanía y los nudistas nos encontramos obligados o bien a renunciar a nuestra ideología y a la libertad de expresión bajo la amenaza de sanciones o ejercer la objeción de conciencia ante estos abusos y atenernos a sus consecuencias. Quizá alguno diga que no existe el derecho a la objeción de conciencia en este caso, sin embargo el autor continúa:

La falta de la ley que regule esta objeción no constituye un obstáculo. El Tribunal Constitucional descartó ya esta exigiendo en su sentencia 15/1982 al sentar con toda claridad que la objeción de conciencia forma parte del derecho fundamental a la libertad ideológica y religiosa reconocida en el artículo 16 de la Constitución “directamente aplicable en materia de derechos fundamentales”. “Puede afirmarse que es un derecho reconocido explícitamente e implícitamente en la ordenación constitucional española; se insistió en la sentencia 161/1987 en el fundamento razonable que supone la procedencia en convicción es que “provengan de un sistema de pensamiento coherente y suficientemente orgánico y sincero”, es decir, “solamente aquellas ideologías que merecen el nombre de convicciones o creencias aunque no se apoyen en consideraciones religiosas”, como también señaló el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo el 25 febrero de 1982.

La ideología nudista, como ya hemos comentado muchas veces, promueve una visión positiva de la desnudez humana, que sirve para el crecimiento personal y social y que no tiene carácter sexual.

Por supuesto, dentro de la ideología nudista hay muchas variantes y matices, desde la ecologista y naturista donde la visión positiva es una unificación con la naturaleza mediante la desnudez, la anarquista que propone una forma de ruptura con normas sociales que consideran caducas y sólo basada en prejucios o incluso hasta la vertiente cristiana que ven en la desnudez una comunión con la obra de Dios y una forma de romper con la creencia de que el cuerpo humano, creación de su Dios, es pecaminoso en si mismo, dejando claro que el pecado es algo personal.

Sin embargo es esta visón positiva de nuestra desnudez la que une a veinte millones de nudistas en Europa y muchos más en el resto del planeta, aun así hay grupos de intolerantes que niegan el estatus de ideología al nudismo por el simple hecho de que hasta ahora nos hemos limitado a vivir y dejar vivir (y por que en general niegan el derecho a todos los que no piensen como ellos).

[…] Se apoyaran estos en un derecho fundamental fundado en una ideología que como dijo también el Tribunal de Estrasburgo proviene de un sistema de pensamiento coherente y que por merecer la calificación de convicción o coherencia está en nuestra Constitución reconocida como derecho fundamental. No se trata de una posición de resistencia civil ni, por supuesto, de una actitud de conciencia capaz de relativizar los mandatos jurídicos como quería evitar el Tribunal (sentencia 160/1987), sino la oposición al cumplimiento de un deber general por un motivo tan arraigado en la esencia de los derechos de libertad.

Y es eso precisamente lo que defendemos, la resistencia a normas de “convivencia”, decretos de alcaldía y otros trucos “legales” con los cuales se han vulnerado los principios básicos de nuestra Constitución, con los que rompen con el marco de libertades que todos habíamos aceptado y que llamamos democracia.

Dicha resistencia tiene dos vertientes, la legal, siguiendo los procedimientos del Estado de Derecho llevando ante los tribunales aquellas normas que consideramos ilegales y también está la de simplemente hacer caso omiso a la autoridad negándonos a acatar aquellas normas que consideramos que vulneran nuestras libertades a sabiendas de a que nos atenemos.

Por otra parte, y para disipar dudas, sobre la objeción de conciencia por razones ideológicas también ha insistido el Tribunal en la aplicación directa del artículo 16 sin ley que lo regule en las varias ocasiones en las que ha tenido que resolver sobre situaciones de incumplimiento de deberes legales (incluso tan exigentes como los de la disciplina militar), apoyándose en la libertad ideológica. La doctrina acuñada reconoció (sentencia 177/1996) el derecho de alegar la objeción de conciencia para “hacer valer la vertiente negativa de la libertad religiosa frente a la participación en un acto que se estimó como de culto en contra de su voluntad y convicciones personales”. Parece que esta doctrina (por otra parte reiterada en la sentencia 101/2004) permite dar por reconocido el derecho a invocar la objeción de conciencia para abstenerse de cumplir un deber legal, con fundamento en el derecho de libertad ideológica sin necesidad de previa ley de desarrollo.

En dicha sentencia se le daba la razón a un soldado que se negó a ir a una misa militar por ir en contra de sus convicciones.

En el tema nudista nos encontramos en una situación similar, en un espacio público se nos obliga a ir en contra de nuestras convicciones vistiéndonos bajo amenazas escudándose en un inexistente derecho a no ver o una falsa defensa de la infancia, usando a los niños como escusa de sus más bajos prejuicios, cuando en realidad los pocos estudios psicológicos sobre el tema resaltan los beneficios del nudismo y de la visión de la desnudez no sexual en la aceptación del propio cuerpo durante la infancia.

Nos hallamos ante una magna operación intervencionista en las libertades de la sociedad que trata de afirmar el derecho del estado a educar moralmente a sus ciudadanos.

Si bien el autor escribía esta frase en defensa del sector que menos cree en la libertad y que con mayor ahínco trata de limitar nuestros derechos, el texto es perfectamente extrapolable a la defensa de la ideología nudista ya que, tal y como decía Thomas Paine Quien quiera asegurar su libertad, que proteja contra la opresión incluso a su enemigo, pues si infringe esa obligación, sienta un precedente que le alcanzará también a él y esa debería ser precisamente la labor de los jueces, sobre todo los de muy altas instancias.

Share

De lo más natural


Enlace a la noticia original:

Ni la lluvia ni el viento consiguieron dar al traste con la X Carrera Nudista de Sopelana. 64 atletas cruzaron la meta

sobre arena mojada, una prueba no apta para todos los públicos. / BORJA AGUDO La lluvia y el viento no amilanaron ayer a los participantes en la carrera nudista de Sopelana, el primer evento que aunó la filosofía naturista con el deporte en la Península. Su primera edición se celebró en 1999 y desde entonces, muchos acuden a esta cita anual en La Salvaje, uno de los arenales de mayor tradición naturista de Vizcaya.

El evento fue pionero en su género y el germen de similares actos en Valencia y Cataluña. La Asociación de Naturistas Vascos, que agrupa a 300 familias, es la organizadora de la prueba desde 2003, en reconocimiento a su creador, Patxi Ros.

La imagen de decenas de personas corriendo como Dios les trajo al mundo suele despertar la atención de los curiosos, pero la organización quiere destacar el carácter deportivo de la actividad. «Independientemente de que vayan desnudos, es una prueba muy dura. Se corren 5 kilómetros sobre arena mojada, que es mucho más dificultoso. Muchos de los que participan están federados en clubes de atletismo», explicó la presidenta de la asociación, Maite Vicuña. Es el caso de Iñaki López, de 31 años, del Club de Sestao. «Me encanta correr y practico el nudismo cuando puedo», relató.

Ayer, la meteorología restó participantes al evento, y sólo 64 completaron el recorrido. Tomaron la salida 5 mujeres, de las que sólo 3 alcanzaron la meta. Lo mismo ocurrió con los niños, que realizaron un trayecto menor. Comenzaron media docena, pero sólo dos, Unai López, de Zumaia, y Mikel Sada, de Donosti, lograron culminar el trayecto. «He acabado un poco cansado, pero voy a repetir el próximo año», explicó dicharachero Unai. Sus padres también participaron en la carrera, que se disputó en tres modalidades. El getxotarra Iñigo González Rodríguez, de 28 años, revalidó su título de campeón en la categoría Senior masculina. Ayer era el quinto año que corría, por «cachondeo y diversión». Juan Carlos Rodríguez, de Asturias, venció en Veteranos, y la canadiense de 22 años Kassie Betts, llegada de Otawa, fue la mujer que logró la mejor marca.

Share

Culturalismo, culturocracia y culturopatía.

Rosa Parks, wikipedia Rosa Parks fue perseguida por no ceder su asiento a una persona de raza blanca, como era la costumbre y su obligación en la época. Mucho antes las personas de raza negra eran objeto de violaciones, maltratos y vejaciones. Las personas consideradas apóstatas, homosexuales o adúlteras pueden ser objeto de ejecución en países islámicos. Se practican ablaciones de clítoris, circuncisiones y se colocan pendientes a las niñas, por razón de sexo. El común denominador de todas estas prácticas es una determinada cultura. Cada cultura posee unos determinados tabús, unas prohibiciones y unas obligaciones atávicas, que se vienen realizando por costumbre y que a menudo se defienden sin que exista un razonamiento lógico.

En tiempos de la esclavitud, las leyes y los poderes públicos daban la razón a los amos blancos, que podían cometer impunemente tropelías contra sus esclavos y esclavas. Un esclavo fugado podía ser y era perseguido por ley y quienes le ayudasen podían recibir duras condenas. Las mujeres acusadas de adulterio, en uso legítimo de su derecho a la libertad sexual, son todavía hoy en día condenadas a morir lapidadas. Cada cultura impone unas reglas que están firmemente enraizadas en las personas y cuya transgresión implica la indignación de las personas que son testigos de ello.

Martín Luther King Una persona indignada por haber observado lo que ella considera una transgresión cultural tiene la tendencia a buscar que se termine tal hecho o que se castigue a quien haya cometido una transgresión cultural. Si la persona no tiene un poder especial, puede marcharse más o menos molesta o indignada, puede también denunciar tal hecho o bien insultar o agredir a la persona transgresora. Si es agente de policía, puede encontrar o buscar algún artículo para imputar a la persona transgresora. Si pertenece a la fiscalía o a la acusación particular, puede magnificar un determinado aspecto o intentar forzar que su acto se encuadre en un delito incluso más grave. Los jueces pueden dar crédito a un aspecto único y dar al mismo tiempo poca importancia o credibilidad a una serie de cuestiones favorables a la persona acusada.

El mecanismo común de todo lo comentado son los valores culturales, que pueden ser únicamente válidos para una determinada cultura y ser, en cambio, despreciables para otras.

Así por ejemplo en la cultura europea actual ya no se castigaría con la pena de muerte a una mujer que hubiese tenido relaciones sexuales fuera del matrimonio, ni a quien hubiese tenido relaciones homosexuales consentidas y no forzadas entre personas adultas o a quien apostatase de una religión.

Cultura y desnudez

Desnudo en Barcelona, flickr cc La desnudez humana es una de las cuestiones que se tratan y han tratado de forma distinta según la cultura o la época de que se trate. En múltiples sociedades humanas la desnudez fue o es algo habitual, sin carga negativa alguna. Como es lógico en tales ambientes no recibe castigo alguno, ni se considera en absoluto perjudicial para los menores. Se mantiene en ellas intacta la diferenciación entre genitales y sexo.

A partir de la cristianización de Europa hubo un cambio cultural en cuestiones de moral y se impuso el modelo de judeocristiano. Desde entonces la desnudez se ha tratado como una exhibición sexual. En el modelo judeocristiano, los órganos genitales se ven como sexo, y el sexo se ha visto como algo sucio, más bien impropio de la humanidad, supuestamente poseedora de un espíritu superior. En nuestra cultura han existido y existen quejas, acusaciones y escándalos por la desnudez en obras de arte, por la lactancia materna en público, por las faldas demasiado cortas, por los trajes de baño, por las transparencias de la ropa. Con la cristianización ha habido siempre un control de cómo deben vestirse las personas y de la desnudez. Así se considera ya normal el hecho de ordenar a las personas que se vistan, que se vistan de determinado modo, a expulsarlas por no ir vestidas según unas exigencias más o menos reglamentadas. A pesar de una supuesta lucha contra el sexismo, las exigencias son distintas en función del sexo. Es un torbellino que parte de una idea bien simple, que es necesario ocultar la desnudez porque en ella hay sexo. Sin embargo, sobre el papel, cualquier persona humana puede tener convicciones y creencias que según la Declaración Universal de los Derechos Humanos que deben ser respetadas.

Niños Yanomami, wikipedia En las culturas que no reprimen la desnudez humana y en los lugares donde nuestra cultura permite que se exprese nadie ni los menores de estos lugares se ven perturbados por esta visión. Ello debería ser suficiente para reconocer que la desnudez simple no es contraria a los derechos de nadie y mucho menos de la infancia, que crece con menores complejos, dudas y traumas. Nuestra cultura dice luchar contra el establecimiento de guetos y no los hay para mujeres, personas de distintas etnias, etcétera. Sin embargo, para las personas que desean expresarse en desnudez, pero que mantienen una cierta visión culturalista de la cuestión, en el sentido que consideran que puede resultar ofensiva surge inmediatamente el gueto, un espacio para que se pueda estar en desnudez, sin afectar a las personas sensibles a esta visión. Las propias personas que solicitan el gueto, sujetas todavía por los pudores y los tabúes judeocristianos, se encuentran más cómodas en un gueto cerrado. Son los movimientos naturistas y nudistas que definen la desnudez como una actividad que debe llevarse a cabo en ciertos lugares y más bien en grupo, a la vez que obligan y reglamentan la desnudez, al igual que fuera de su gueto se reglamenta la forma de vestir y se prohíbe la desnudez. Estos grupos naturistas mantienen de forma correcta que la desnudez no es sexo, pero a continuación la reglamentan como si lo fuera. Habitualmente la ven como una actividad familiar así como muy a menudo no admiten a hombres solos, una forma de luchar en contra de la posible aparición de sexo en sus actividades en desnudez.

Desnudos en Barcelona, Flickr La cultura europea va comprendiendo poco a poco la desnudez que se da en lugares reglamentados, en lugares apartados y en guetos. En los lugares apartados puede darse la desnudez mientras los mismos no sean ocupados por personas convencionales, ante las cuales no cabe otra solución que cubrirse según la costumbre o buscar otro lugar más lejano o menos accesible. Comprenden la desnudez que se da en el sí de un grupo organizado, pero no puede comprender todavía la desnudez esporádica o la que no parece tener ninguna otra justificación, como puede ser para protestar, para reivindicar, por motivos profesionales o por otros. Sobretodo lo que no se comprende es que se puedan convivir personas vestidas, semivestidas, parcial o totalmente desnudas en un mismo espacio.

Saludos,

Just Roca

Share

Crónica del Encuentro de Primavera


Encuentro en pleno Urdaibai

Del 27 de abril de 2007 al primero de mayo, la Asociación ENE ha organizado el Segundo Encuentro Interprovincial Nudista en el barnetegi Gorozika Natura del barrio de Gorozika situado en Muxika (Bizkaia), en plena reserva de la biosfera del Urdaibai, un paradisíaco enclave situado en el valle por el que discurre el río Oka y las marismas que se forman en su desembocadura que aparecen y desaparecen cada seis horas coincidiendo con las mareas del mar cantábrico formando un ecosistema especialmente interesante.

Os invitamos a disfrutar, aunque sea virtualmente, de estos intensos días, que nos acompañéis en nuestras excursiones y también que viváis nuestras actividades como si allí hubierais estado.

Y como buenos vascos hemos comido estupendamente y hemos bebido alegremente, disfrutando de maravillosas veladas.

Hemos preparado una web con la crónica del encuentro , que esperamos sea un buen recuerdo de tan maravillosos días. 

Share

¡¡Ya está aquí el encuentro de primavera!!

Ya casi estamos en Gorozika disfrutando del encuentro y para todos los que os habéis apuntado ponemos una serie de apuntes para que no se nos olvide nada.

También informaros que aun quedan algunas plazas libres, si de pronto te encuentras que tienes el puente contra todo pronóstico, puedes pasarlo con nosotros, así que os recordamos tanto el precio como que información deberéis adjuntar para apuntaros: 

Como apuntarse

Reservas y precio

El precio de las jornadas es de 125€ por adulto a pensión completa y 60€ por niño menor de 7 años de edad por los cuatro días. Si se acude a partir del sábado a la tarde, el precio es de 95€ por adulto y 45€ por niño.

Niños menores de 2 años, consultar.

Entrada: viernes 27 de abril a las 18 horas, salida: lunes 1 de mayo a las 18 horas.

Antes del viernes deberá abonarse 40€ por persona en la cuenta corriente de ENE: 3035.0174.30.174.0.02331-5 el resto se abonará a la llegada al albergue. En el concepto del ingreso debe constar el DNI.

Enviar una copia de los datos que solicitamos en el Boletín de Inscripción (pdf) a socios@ene-naturismo.org Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

Teléfono de contacto para información y consultas: 685 702 712 (de 6 a 9 de la tarde, a las otras horas dejar un mensaje msn en el teléfono o en el buzón de voz).

 Si tenéis cualquier duda, cualquier cosa, poneros en contacto con nosotros.

Share

Loxie & Zoot

Loxie y Zoot se han convertido en un fenómeno, no sólo por que es el único comic nudista, sino también por su calidad.

Stephen Crowley es el padre de la criatura y la idea de hacer un comic nudista le surgió de casualidad cuando realizaba una serie sobre salud natural.

Quiso unir el nudismo con la salud natural pero ambos conceptos no se mezclaban bien y al final la idea no cuajó, pero aun así presentó media página para una revista nudista australiana.

Desarrolló la idea y en 1998 publicó las primeras páginas de Loxie & Zoot en internet y en el 2003 se publicó The Koala Bares un libro compuesto por más de un centenar de páginas que están disponibles por internet y comienza de esta forma:

Image

También están disponibles otras tres divertidas historias:

Frank.cam

Frank.cam

Ghost Story

Ghost Story

Image

It’s A Nood, Nood, Nood, Nood World!

En estos momentos las historias han evolucionado y se sitúan en un mundo de duendes y hadas en los que los personajes de Loxie y Zoot viven sus nuevas aventuras (al desnudo, evidentemente) y, por supuesto, están disponibles "on line" en su propia página web .

Si quieres seguir sus aventuras, en nuestra web hemos añadido su enlace RSS para que puedas leerlas nada más dibujarse una nueva página del comic.

En la página de VidaNudista tienes una entrevista al autor en español .

 Espero que lo disfrutéis y ¡¡FELIZ 2007!!

Enlaces:

Share

Historia del naturismo

EL PENSAMIENTO NATURISTA 1890-1978

Pensamiento, corrientes y movimiento

Image El Naturismo como pensamiento consta de tres ejes: la existencia de un Orden Natural o conjunto de leyes naturales, la necesidad urgente de volver a estar en armonía con él y el que   dicho retorno se lleva a cabo desde el propio individuo.

Para llevar a cabo dicha regeneración el Naturismo cuenta con dos caminos; el vegetarianismo trascendente y la desnudez física como vía hacia la moral.

Según se vea en el Orden Natural un origen y destino divino, se tienda más hacia uno de los dos caminos o se piense que es o no es posible el Naturismo bajo el sistema capitalista, se originan cinco corrientes: el vegetarianismo naturista, la trofología, el vegetarianismo social, la librecultura y el naturismo libertario.

El conjunto de publicaciones, grupos o personas incluidas en estas cinco corrientes constituye el movimiento naturista. Dentro del movimiento son muy importantes las publicaciones no vinculadas a asociaciones formales, dado que la regeneración individual se extiende principalmente por afinidad.

La librecultura

Image Para la librecultura –hoy más conocida como naturismo- el estado natural de la humanidad es la desnudez. Estado donde se da la franqueza más completa para consigo mismo y para los demás, es decir, la desnudez física es tan solo un medio para alcanzar la desnudez moral o de roles sociales, cuya falta representa poner una barrera entre miembros de un mismo sexo y una alta muralla de separación entre hombres y mujeres.

La librecultura de por si evolucionista, ya sea desde posiciones más regeneracionistas o más revolucionarias, consta de tres elementos: el higiénico, el estético y el ético.

El primero habla de los beneficios del uso del jabón y del contacto directo con los elementos naturales, lo cual se convierte en un canto a la liberación y a la salud frente a la pudibundez del catolicismo, conocida, entonces, como la “hidrofobia nacional”.

El aspecto estético parte de que la desnudez es la mejor expresión de la belleza natural y ésta de la salud, lo cual origina toda una corriente artística alrededor de la desnudez en medios naturales.

El aspecto ético responde, con la alta moralidad de evitar las obsesiones y neurosis sexuales propiciadas por el vestidismo, a la constante crítica de inmoralidad asociada a la desnudez integral.

La extensión de la librecultura

Image Con la proclamación de la II República española (1931), la librecultura alcanza una presencia pública al ser tolerados sus campos, publicaciones y películas.

Publicaciones son Luz (1931), después Vita (1932), Nueva Vida (1931) y, posteriormente, Biofília (1935-1937) y Febo (1933-?), todas ellas editadas en Barcelona junto a Natura (1932) en Madrid y Gimnos (1934-1937) en València.

Dos documentales, distribuidos en los circuitos comerciales, también contribuyen en gran manera a la difusión de la librecultura. Ellos son la producción de la UFA titulada Desnudismo, estrenada en 1933, y Elysia (1936), un reportaje sobre éste campo estadounidense.

Aunque los círculos libreculturistas tienen sus focos principales en la costa mediterránea -Barcelona, València, Alacant- y Madrid, los hay prácticamente por toda la geografía peninsular.

Las otras corrien­tes del Naturismo

Image Nicolás Capo (1899-1977) agrupa la librecultura con la trofología en su naturo-desnudismo, el cual goza de gran difusión a través de su revista Pentalfa y de la finca de Can Torello, en Gavà (Barcelona), llamada, por ellos, el Parthenón Naturo-Desnudista.

El naturismo libertario apoya la librecultura por su carácter progresista pero no considera la desnudez como el estado natural de la humanidad. El naturismo libertario aúna el vegetarianismo trascendente y el desnudismo, el problema radica – para él- en el vestidismo moral, es decir, el que transforma un acto de índole climático, el vestirse, en un acto de índole moralista. La revista naturista libertaria Iniciales publica una sección de opinión sobre el desnudismo desde septiembre de 1929 a abril de 1931, en donde se refleja todo el pensamiento libertario al respecto.

La irritación de los vegetariano naturistas va en aumento a medida que la librecultura consigue más difusión. Al final le niegan la condición de naturista, a través de la revista Helios en 1933.

El otro introductor de la trofología, José Castro (1890-1981), muestra una actitud cercana a la vegetariano naturista, al llamarse partidario de la helioterapia pero no de la desnudez como estado natural. Sin embargo, en su caso, cuenta más su oposición a Capo que el moralismo de los vegetariano naturistas.

Desnudismo y franquismo

La época de mayor empuje del Naturismo son los años veinte y treinta del pasado siglo, pues, además, de cuajar ideológicamente, es referente para todo lo que significa la vuelta a la naturaleza.

El nacionalcatolicismo representa un corte drástico y violento en todo ideal, minimamente progresista, como la librecultura. La desnudez se criminaliza jurídica e ideológicamente. Buen ejemplo de ello, lo constituye el siguiente párrafo del presbítero Cipriano Montserrat:

“La difusión del desnudismo (…), es el medio de que antaño echaron mano las sectas secretas para corromper las buenas costumbres y el que desde su principio ha venido usando el comunismo para embrutecer las masas trabajadoras.”

(“El señor Esteve pierde el seso”, en El Correo Catalán, 17 de marzo 1949, Barcelona, p.1.)

Joaquín Mº de Nadal comenta en una de sus conferencias, “Las playas del ochocientos” (1945), que en Barcelona las mujeres jóvenes llevan prendidas en sus bañadores, a modo de condecoraciones, las tarjetas de las multas impuestas por lo “atrevido” de dichos trajes de baño.

Cinco años después, la revista francesa La Vie au Soleil menciona la existencia de    grupos naturistas clandestinos al otro lado de los Pirineos.

Resistencia, clandestinidad y las estancias en los centros franceses de Le Ventous o Cap d’Agde son las principales características, durante la dictadura franquista.

Con el transcurso de los años la contaminación y la especulación urbanística se convierten en un nuevo enemigo que come, literalmente, terreno al naturismo.

La pronta legalización

Image Con vistas a la legalización de las asociaciones naturistas, los grupos que espontáneamente se van creando en las estancias en los centros franceses, obtienen el respaldo internacional e inician los primeros contactos con el franquista Ministerio de Información y Turismo en 1974.

Año éste, también, en que se concurre con asistencia oficial al congreso de la Federación Naturista Internacional (FNI), dado que la oficiosa se tenia desde 1964.

Estas activas minorías apoyándose en la “apertura” de los últimos años del régimen franquista, la avalancha turística y la extensión práctica del naturismo a caballo entre tolerancia y represión, tramitan y consiguen la legalización en 1978 del Club Català de Naturisme (CCN), la Asociación Naturista Andaluza (ANA) y la Asociación Naturista Castellana (ANE). La consecuencia inmediata es la reconversión en salvaje o desestructurado del naturismo practicado donde y cuando se pueda, antes apellidado clandestino.

Expectativas ante la legalización

Las expectativas que genera la legalización se pueden agrupar en cinco puntos de vista:

  • quienes impulsan la creación de asociaciones con sus propios espacios naturistas y colaboran o asesoran en la creación de centros y camping naturistas.
  • quienes consideran que una vez legalizado el naturismo, no son necesarias las asociaciones creadas a tal fin ni la burocracia que generan.
  • quienes, independientemente de lo anterior, ven unidos el vegetarianismo trascendente y el desnudismo.
  • quienes creen que el moderno naturismo no tiene las características ascéticas, a su juicio, del de los años treinta, para ser más tolerante y priorizar un ecologismo de contacto con el medio natural.
  • quienes vislumbran un futuro inmediato de promoción inmobiliaria a partir del sol desnudo, orientado al resto de países    europeos y controlado por las asociaciones naturistas.

Aunque todos coinciden en considerar la legalización como un gran logro, tampoco hay que dejarnos llevar por la euforia post-franquista y no darnos cuenta de la perdida evidente del recuerdo del espíritu de transformación social de la librecultura, entrandose de pleno en la corriente internacional de la sola defensa de la desnudez, como bien señala Martín Sagrera en El des-cubrimiento del hombre (1973).

Josep Maria Roselló

Licenciado en CC.PP. y Sociología

Bibliografía

CLAPHAM, Adam; CONSTABLE, Robín; As Nature Intended, Heinemann/Quixote Press, Londres, 1982.

ROSELLó, Josep Maria; La vuelta a la Naturaleza. El pensamiento naturista hispano (1890-2000), Virus Editorial, Barcelona, 2003.

SAGRERA, Martín; El des-cubrimiento del hombre, Ruedo Ibérico, París, 1973. (Próxima reedición en Ediciones CEDEL de Barcelona).

Share