Adios a Christiane, madre del nudismo europeo

Fotografía de Christiane en 2012 con 100 años

El 24 de diciembre de 2014 moría Christiane Lecocq a los 103 años de edad.

Alerta, inteligente, alegre, muy alegre, inagotable en sus recuerdos, Christiane Lecocq pudo presumir de ser probablemente la naturista francesa más veterana, comenzó a serlo en 1932.

Christiane Lecocq
Christiane Lecocq
Christiane Lecocq
Christiane Lecocq de jóven
Christiane Lecocq
Christiane Lecocq en un club de sol
Peluquería del Club de sol de Marsella

El movimiento naturista francés, y también el internacional, se sumaron al duelo. Esta antigua vecina de Carrières-sur Seine, nacida en Tourcoing fundó, junto con su marido Albert Lecocq, la Federación Francesa de Naturismo el 19 de febrero de 1950 y la Federación Internacional de Naturismo en 1953.

Christiane Lecocq con su marido

Aparte de la puesta en marcha de estas importantes entidades para los naturistas del mundo entero, Christiane Lecocq y su esposo contribuyeron al desarrollo de los valores naturistas y a su promoción, destacando la creación del Club del Sol de Carrières-sur-Seine, del primer centro heliomarino del mundo en Montalivet, e incluso el primer gran centro naturista de Île-de France en Saint-Chéron.

También Albert y Christiane crearon en 1949 la primera revista nacional especializada, La Vie au Soleil, que actualmente se sigue publicando. Tras asumir la dirección en 1969, Christiane Lecocq no dejó de continuar el trabajo que comenzó en los años 40. “Recuerdo claramente a Christiane, que fue mi jefa en La Vie au Soleil. Era una mujer que no tenía pelos en la lengua, y defendía firmemente sus convicciones”, recuerda Yves Leclerc, vicepresidente de la Federación Francesa de Naturismo.

Celebración naturista

“No puede negarse que si Francia es hoy el primer destino naturista mundial, con 3,5 millones de practicantes del nudismo, de los cuales 1,5 millones son franceses, es precisamente gracias a ella” afirma Armand Jamier, presidente de la Federación Francesa de Naturismo.

Homenaje a Christiane Lecocq

Con gran orgullo, Christiane Lecocq asistía todos los años a la Asamblea General de la Federación Francesa de Naturismo, de la que era Presidenta de Honor.

«Vine a nudismo por accidente. Yo tenía 21 años y trabajaba en una fábrica textil de Tourcoing. Un sábado por la noche en el baile, me encuentro con unos jóvenes, chicos y chicas que al día siguiente iban a ir a hacer deporte. Estábamos en agosto. Cuando llegué en el lugar -se trataba de un antiguo campamento militar- van y me dicen “desnudate completamente”. Reconozco que no lo pensé, y lo hice, extrañamente no le sorprendió a nadie y me sentí muy cómoda jugando a la pelota con el uniforme más simple posible. ¡Yo que nunca había visto un hombre desnudo!».

Nacida en el seno de una familia modesta, con una madre muy católica y el padre un poco menos, Christiane no se atrevía a decir nada a sus padres.

«Yo había escrito en secreto a un club naturista. Para ello necesitaba un certificado de buena conducta, de penales y un certificado médico, te das cuenta…»

Christiane ignoraba que se trataba de la adhesión al club y por lo tanto se suscribía automáticamente a una revista de naturismo, con sus fotos.

«La revista llegó a la casa y cuando mi madre vio las fotos de gente desnuda, ella exclamó: “¡Están todos en pecado! Si tu vas, lleva por lo menos unos pantalones”. Cuando mi padre ojeó la revista la encontró muy interesante…».

Pronto conoce a Albert Lecocq, periodista y activista del nudismo. Se casaron en 1933 y lideraron la lucha por el nudismo. «Yo era una rebelde y Albert quería sacar el naturismo de sus ghettos, quería que fuese una forma de unión, de universalismo, entre obreros y patrones burgueses. Esa es la razón por la cual creó la Federación en 1950, para reunir a los clubes que existían en Francia.»

Unos meses más tarde la pareja participa en la creación del centro nudista de Montalivet, en la Girondé, donde Christiane pasaba siempre sus vacaciones de verano.

Albert murió en 1969, pero su esposa continuó durante estos años su trabajo en la Federación y fue redactora de la revista “La vie au Soleil”.

Christiane hizo del naturismo una filosofía y una forma de vida.

Adios a Christiane Lecocq

Cuando comentaba que era nudista rara vez encontraba hostilidad o desaprobación. «No hace daño a nadie, no es vergonzoso, y es tan bueno disfrutar de la luz y ser libres. Para mí es una terapia.» Y al verla no cabía duda alguna.

  • 1932: Christiane se inicia en el nudismo y conoce a Albert.
  • 1933: Christiane se casa con Albert.
  • 1944: Christiane y Albert fundan clandestinamente el primer Club del Sol.
  • En 1945 se mudan a Carrières-sur-Seine y crean el Club del Sol de Carrières, que se convierte en un lugar imprescindible para encuentros nacionales e internacionales.
  • 1949: para dotar al movimiento naturista de un órgano de difusión, los Lecocq crean la revista “La Vie au Soleil”. Este medio de comunicación será durante 60 años el órgano emblemático del movimiento naturista.
  • 19 de febrero de 1950: Christiane y Albert fundan la “Federación Francesa de Naturismo” y fijan los conceptos básicos del naturismo.
  • 23 de julio de 1950: Crean en Montalivet el primer centro heliomarino del mundo.
  • 1953: Christiane y Albert crean la Federación Internacional de Naturismo para agrupar bajo una misma bandera a las federaciones que se han desarrollado en numerosos países de Europa.
  • 1969: muerte de Albert Lecocq.
  • Christiane se encarga de la dirección de la revista “La Vie au Soleil”.
  • Nochebuena de 2014: Fallece a los 103 años.

Adios a Christiane Lecocq

Adios a Christiane, madre del nudismo europeo El 24 de diciembre de 2014 moría Christiane Lecocq a los 103 años de edad. Alerta, inteligente, alegre, muy alegre, inagotable en sus recuerdos, Christiane Lecocq pudo presumir de ser probablemente la naturista francesa más veterana, comenzó a serlo en 1932. El movimiento naturista francés, y también el […]

 
 

Dinos que te parece

person
email
web
mode_edit