Aliaa Magda Al-Elmahdy

La egipcia Aliaa Elmahdy se convirtió en un icono de la Primavera Árabe después de publicar una foto suya desnuda en internet. Tuvo que huir a Suecia después de recibir amenazas de muerte de extremistas islámicos.

La fotografía que dio la vuelta al mundo

Ha tenido que borrar las huellas de su antigua vida y vive en un lugar desconocido

Continúa exiliada y teme el día en que algún extremista dé con ella y trate de llevarla de regreso a Egipto

A sus veintidos años de edad, Aliaa Magda Al-Elmahdy lleva dos años siendo perseguida por el terrible crimen de usar el disparador automático de su cámara digital para tomar una foto de ella misma y subirla a internet. Sólo estaba vestida con medias y zapatos.

Dicha foto hizo de Elmahdy un icono de la Primavera Árabe. Millones de personas la vieron en los primeros días. Se convirtió en una estrella por unas semanas. Dio una entrevista a la CNN, pero también empezó a recibir amenazas de muerte que la obligaron a huir de su país y pasar a la clandestinidad.

Algunos dicen que Elmahdy ridiculizó las leyes del Islam, y que ella es una puta y una desgracia para Egipto. Musulmanes de todo el mundo le han enviado amenazas de muerte. Incluso un extremista inció los trámites para que se le revocase la nacionalidad egipcia. Sin embargo para muchos otros Elmahdy es una heroína.

Maltratada y enjaulada

Creció en Heliópolis, un próspero barrio de El Cairo. Cuando piensa en ello echa de menos el olor del sol en las calles, los gatos que suben a través de la basura, y el kushari, un plato egipcio hecho de macarrones, arroz y lentejas, que su madre solía hacer para ella.

Sus padres son primos, su madre es contable y su padre un oficial en el ejército egipcio. No eran especialmente religiosos ni solían ir a la mezquita.

Su padre la maltrató toda la vida, a veces le pegaba, por que le contradecía o por no usar un pañuelo en la cabeza, a veces sin ninguna razón en absoluto. Su madre le decía que el le pegaba pero no para hacerle daño si no por cariño. Una vez, al regresar de la escuela, su padre le dijo que le molestaba que fuera tan bajita y le aplastó las gafas de un puñetazo.

Elmahdy asistió a una escuela privada y cuando llegaba a casa la encerraban. No se le permitió salir a la calle porque tenían miedo de que fuera a perder su virginidad. La mantenían como un objeto precioso para que pudiera ser subastada al mejor postor en su día.

La educaron en la idea de que una mujer decente no debía posar para hacerse fotos, usar una flor en el pelo, estar de pie con las piernas abiertas, enseñar los tobillos, usar ropa ajustada o barra de labios.

Con tan sólo trece años, Elmahdy decidió que no podía haber ningún Dios. Aprendió a mentir y elaborar un horario de clases falso, sólo para ganar unos pocos momentos de libertad para sí misma. Comenta que le fue fácil perder su virginidad.

Después de graduarse de secundaria, Elmahdy fue aceptada en la Universidad Americana de El Cairo, donde estudió arte. Sus padres la recogían todos los días en el campus. Cuando su madre le dijo que quería comprobar si todavía tenía su himen, Elmahdy agarró un cuchillo de cocina y le dijo que quería irse. Su padre cambió las cerraduras de la casa para mantenerla encerrada.

Se sentía asfixiada en su casa, era como si no pudiera conseguir el aire necesario para sus pulmones.

Un día, estando sola, colocó una cámara en una pila de libros en su habitación, se pintó los labios de un rojo pálido y se desnudó. Se deslizó en un par de medias y se puso flores en el pelo y se fotografió en varias poses. Tomó esas fotos como una forma de protesta silenciosa contra sus padres. Y se olvidó de ellas.

Las dos revoluciones

Unas semanas más tarde, abandonó el aula en el medio de una clase. Llevaba una mochila en la que había metido esa mañana algunas revistas de moda. Cogió un autobús al centro de El Cairo, paseó a lo largo de las orillas del Nilo y respiró profundamente, supo que nunca más regresaría a la casa de sus padres. Se había propuesto que no permitiría que se le mantuviera encerrada como un animal. Primero vivió con una amiga, y luego se fue a vivir con un chico. Ella tenía 19 años y se sintió liberada.

Era el año 2011, y Egipto se rebeló contra su dictador. Elmahdy fue a la plaza Tahrir un par de veces. Experimentó su liberación personal en paralelo con la liberación de su país, y sintió como si ambas cosas estuvieran relacionadas.

En octubre de 2011 descargó algunas fotos de su cámara digital al portátil, encontró aquellas fotos desnudas y escogió la más atractiva. Aunque sabía que la desnudez es tabú en su país, Elmahdy decidió publicar la fotografía en su página de Facebook.

Facebook fue creada en EEUU, y prohíbe las fotos como la que Elmahdy subió a la red social. Descibrió que la desnudez es también tabú en Occidente y por primera vez, se hizo evidente para Elmahdy que el mundo es un lugar más complejo de lo que le hubiera gustado.

Facebook eliminó la foto a las pocas horas pero Elmahdy decidió que nadie iba a prohibirle nada de nuevo y la publicó en su blog.

Símbolos

Las guerras y revoluciones como la de Egipto precisan de símbolos: fotografías como la “Muerte de un miliciano” de Robert Capa en la Guerra Civil española, la imagen de una niña vietnamita huyendo de un pueblo que había sido bombardeado con napalm, o la de un chico levantando sus brazos en el gueto de Varsovia. Fotos como estas simplifican el mundo, apelan a las emociones más básicas: el miedo, el horror y la esperanza.

Lo que estos iconos tienen en común es que son más grandes que la persona, representan a las víctimas.

La foto de Elmahdy parece no encajar en este esquema. No era una víctima directa del régimen, además fue ella misma la que se fotografió y la que la publicó.

Al aparecer en los medios de comunicación de occidente esta reflejó las nociones que muchos europeos tenían inicialmente sobre la revolución en Egipto. La llamaron la primavera árabe y pensaron que lo que estaba ocurriendo en el norte de África se podía comparar con la Revolución Francesa. Se tenía la esperanza de que, cuando las protestas hubieran terminado, la gente sería más inteligente, que construirían democracias y que las mujeres encontrarían su camino hacia la igualdad.

Secuestro y vuelo

Elmahdy dice que a le gustaba la atención, pero que también estaba recibiendo mensajes de hombres en Facebook que amenazaban con matarla. Las amenazas eran inquietantes, pero también fue un momento emocionante.

No tenía ni idea de lo que iba a pasar cuando su gato desapareció un par de semanas después de publicar la foto.

Un hombre le llamó para decirle que había encontrado al gato. Ella estaba sola cuando fue a verlo, pero el hombre la esperaba con un amigo. El amigo cerró con llave la puerta del apartamento y el ese hombre trató de quitarle los pantalones diciendo que era lo que se merecía por publicar una fotografía desnuda de sí misma. Luchó contra los dos hombres, que le robaron la cartera y el móvil y la dejaron en libertad a la mañana siguiente.

Después de esa noche, Elmahdy sintió que la foto podría destruir su vida si se quedaba en Egipto. Diez días más tarde, en marzo de 2012, se subió a un avión y huyó a Suecia

Elmahdy se había convertido en una amenaza porque ella estaba animando a otras mujeres a imitarla. En una entrevista en la CNN, cuando le preguntaron como ve el futuro de las mujeres en el “Nuevo Egipto”, ella dijo: “No lo veo nada positivo a menos que estalle una revolución social”.

FEMEN

Mujeres de Femen con la habitual censura de los pezones de facebook

Poco después de pedir asilo político a Suecia y ya asentada en ese país, en lugar de cambiar de nombre y ocultarse decidió tomar otra senda totalmente contraria y se afilió al grupo feminista FEMEN, el cual se ha hecho famoso por usar la desnudez (en general de los pechos) en sus protestas. El “machismo de estado” está totalmente asentado en la Ucrania natal de este grupo feminista, lo mismo que en su vecina Rusia, donde la mujer es minusvalorada, donde el turismo sexual, la venta de mujeres a través de supuestas agencias matrimoniales y la fuerte violencia de género hacen muy dura la vida de la mitad de la población, lo mismo que en el mundo musulmán. Este grupo protesta usando la desnudez puesto que es la única forma que han encontrado para que se oiga su voz ya que la formas tradicionales de pancartas, campañas, manifestaciones, etc. no son seguidas por la prensa, más ávida de morbo que de informar de las injusticias.

Activista

Ha participado en protestas por los derechos de los homosexuales en Rusia. También se coló en una mezquita de Estocolmo disfrazada con una burka junto con otras compañeras y dentro se desnudaron en protesta contra de la Sharia. Elmahdy dice: “Yo, fundamentalmente, no respeto una religión si es misógina.”

Algunos medios occidentales acusan a Elmahdy de haber perdido el norte en este choque de culturas

Opinaron que fue valiente al mostrar su desnudez en aquellas “primaveras árabes” pero en cuanto toca prejuicios de occidente, como el machismo, la homofobia, el cristianismo, la falta de libertad de expresión, el respeto a los prejuicios religiosos antes que a los Derechos Humanos, etc.. los medios la acusan de exhibicionista y de haber perdido el norte cuando la realidad es que ella si que tiene clara su lucha y aquellos que se creen más civilizados hace mucho que si que han perdido el norte y las prioridades.

Aliaa Magda Al-Elmahdy

Su desnudo fue todo un símbolo de las primaveras árabes, pero sólo en occidente donde creímos que soplaban vientos de apertura y libertad, repudiada por su pueblo, ahora lucha desde su exilio en Suecia por los derechos civiles

 
 

2 comentarios

  1. juandescals dice:

    Una heroina de la que todos hemos de aprender y a la que hemos de seguir…

  2. Francisco dice:

    Me parece un simbolo muy importante no por la desnudez que en estos casos es vista como una cuestión contestataria, sino por lo que puede representar para la mujer musulmana, para las religiones en general que ven en la mujer a una esclava que debe estar sometida al hombre, es visto como un simbolo de rebelión que busca los reflectores que por otra vía sería muy difícil conseguir.

Dinos que te parece

person
email
web
mode_edit