José María Cristobal

El domingo 22 de marzo de 2015 nos dejaba uno de los nudistas más activos de Donostia a la temprana edad de 48 años

En su funeral se destacó su figura como padre, esposo y maestro, pero también era el más firme luchador por el nudismo en Donostia, tanto es así que consiguió que fuese esta la primera ciudad en reconocer el derecho de los nudistas para compartir las playas de la ciudad logrando que nos integrásemos con el resto de los bañistas.

 

Muchos le recordarán como una persona jovial, alegre y natural, pero además era una persona comprometida con aquello en lo que creía y el nudismo era una parte muy importante de su vida así que, al poco de nacer ENE Euskal Naturista Elkartea, se puso en contacto con la asociación y comenzó a trabajar duramente para que el nudismo fuese aceptado en su Donostia natal.

Podría parecer una misión imposible, San Sebastián es una capital de provincias que vive de la nostalgia de que en sus arenales se bañaba la realeza de finales del siglo XIX y principios del XX, y sin embargo, gracias a Cristobal y a ENE se logró conquistar primero la Isla Santa Clara, situada en mitad de la bahía donostiarra, como un lugar nudista sin que supusiese ningún problema de convivencia.

El segundo paso fue convertir en playas de uso libre los arenales urbanos de la capital donostiarra convirtiéndose en muy poco tiempo en todo un modelo de tolerancia. Es cierto que son pocos los nudistas que usan las playas donostiarras, la mayoría prefieren emigrar hasta las de Hedaya, sin servicios y mucho menos cuidadas, pero aquellos que usan la Zurriola, la Concha u Ondarreta son aceptados sin ningún problema más que nada por que el nudismo vivido con naturalidad pasa desapercibido, salvo quizá, para un pequeño grupúsculo que todos los años hacen campaña a favor de unas playas “familiares”, entendiendo como familia un único modelo que hace muchísimos años que fué superado por la sociedad de nuestro país.

También soñaba con formar un sólido grupo de nudistas en la capital guipuzcoana para exigir el respeto de los derechos de nuestra minoría. Sin embargo la realidad es que hoy en día es muy difícil movilizar a la ciudadanía en general y a los nudistas en particular, tal es la apatía general que nos oprime.

Adios a un amigo

Despedimos a un activista, depedimos a un esposo y a un padre, a un profesor pero sobre todo despedimos a un gran amigo que siempre estaba allí para ayudar en todo, en la Carrera Nudista de Sopelana, en los encuentros naturistas, en el Aquatlón de Cantabria y en casi todas las actividades que se organizaban en Euskadi y alrededores.

No quería ser el protagonista, sólo trabajar en pos del nudismo para que todos disfrutásemos de nuestra afición, nunca quiso unos laureles que muchas veces hubiera merecido.

El nudismo en el País Vasco ha perdido a un gran luchador que será difícil de reemplazar

Sólo nos queda mirar al futuro, recoger su testigo y seguir luchando para que el nudismo se convierta en una realidad cotidiana en nuestro país y que nadie sea discriminado ni por su forma de vestir ni por la cantidad de ropa que desea llevar en un momento dado.

José María Cristobal

El 22 de marzo nos dejaba Cristobal, un gran compañero comprometido con el nudismo

 
 

Un comentario

  1. Hoy, mucho tiempo después, he llegado a saber que ya estás en otra dimensión, muy lejana desde aquí. Te fuiste desnudo, como todos, pero queda el recuerdo de aquellas maravillosas jornadas en Burgos, Bilbao, Cantabria… y aquel 27 de junio de 2008 que compartimos en tu Sanse natal, desnudos por La Concha, gracias a tu coraje, yo solo hubiera sido incapaz. Gracias por los momentos que nos has regalado, nos enseñaste a desnudarnos de verdad, en cuerpo y alma.

Dinos que te parece

person
email
web
mode_edit