Lo que nuestra oficina aprendió trabajando desnudos durante un mes

Trabajando Desnudos

El sueño de cualquier nudista sería del de trabajar desnudos

En esta empresa de San Francisco (EEUU) han probado el concepto de oficina abierta hasta el límite, al menos durante un mes todos los trabajadores han trabajado desnudos y el resultado ha sido de lo más satisfactorio.

una trabajadora repasando los documentos
 

La tendencia de “oficina abierta” comenzó en Silicon Valley y prendió como la pólvora quemando los grisáceos muros de las oficinas del mundo entero, la comunicación, creatividad, transparencia y producción parecían obvios en este nuevo modelo, sin embargo nuevas voces critican el modelo por que los trabajadores se distraen con facilidad redundando al final en una baja productividad.

Esta empresa creativa adoptó el concepto de oficina abierta pero de una forma más racional, parte del trabajo lo realizan los creativos en casa, sin distracciones y finalmente, en la oficina, sin paredes ni obstáculos las ideas son expuestas simplemente girando la silla, poniéndolas en común, refinándolas y perfeccionándolas, mejorando mucho el trabajo y la productividad.

Un día estaban hablando de sus cosas y alguien dijo que en casa trabajaba sin ropa y resultó que no era la única persona que lo hacía, casi todos lo hacían, era la forma más cómoda de trabajar en el hogar. Así pues se plantearon eliminar la última barrera que había en la oficina: la ropa.

Resultó que la idea no era original, en 2009 el psicólogo laboral David Taylor propuso los “viernes al desnudo”, aunque en la mayor parte de las oficinas donde se “adoptó” este concepto, lo que se hizo realmente fue el “viernes informal” donde se podía acudir al puesto de trabajo sin corbata y la única oficina que lo hizo fue para un programa de televisión.

La idea de un día a la semana al natural y el resto encerrados dentro de la ropa no cautivó a estos trabajadores, lo mejor era probarlo durante todo un mes a ver que pasaba y este pasado marzo así lo hicieron y el lunes 2 de marzo llegaron a la oficina nerviosos e indecisos.

Lo curioso es que para todos en menos de una hora la experiencia pasó de extraña a impresionante y al tercer día se convirtió en la más absoluta normalidad.

Todos los beneficios que promete el concepto de oficina abierta empezaron a surgir a borbotones, compartieron unos momentos de alegre camadería, un vínculo de profunda confianza ha impregnado cada reunión de trabajo y la productividad de la empresa se ha disparado en este mes.

La creatividad ha estado en su momento más álgido cuando el cuerpo ha estado más libre haciendo realidad la máxima esa que dice: “libera tu cuerpo y tu mente te seguirá”.

También se encontraron con un montón de beneficios menos obvios, pero muy interesantes, dejamos de ir a comer fuera y a traernos la comida, a compartirla y a comprar una pizzas para comerlas entre todos, sobre todo por que la simple idea de vestirse para salir fuera se convertía en un verdadero suplicio.

Es cierto que la factura de la calefacción ha subido, pero los beneficios obtenidos bien han merecido la pena, quizá hubieran tenido que elegir otro mes más cálido.

Una anécdota que cuenta la directora de eventos de la empresa es que tuvo una pesadilla en la que debía dar una charla y al mirar hacia abajo se dió cuenta que estaba completamente ¡¡vestida!!.

La oficina al desnudo

Lo que nuestra oficina aprendió trabajando desnudos durante un mes Trabajando Desnudos El sueño de cualquier nudista sería del de trabajar desnudos En esta empresa de San Francisco (EEUU) han probado el concepto de oficina abierta hasta el límite, al menos durante un mes todos los trabajadores han trabajado desnudos y el resultado ha sido […]

 
 

Un comentario

  1. arturios dice:

    Hubiera sido bonito de ser verdad, pero en realidad se trató de una broma del día de los inocentes en EEUU (el 1 de abril) que ahora hemos trasladado al 28 de diciembre aquí en España.

Dinos que te parece

person
email
web
mode_edit