Viena

Una de las peculiaridades del vieníes que más le flipan al extranjero recién llegado –sobre todo si llega en verano- es la propensión que tienen los naturales a quedarse en bolas.