playa
mapa

Excursión a Cabrera

Por: Lucas

Artículos de los lectores

Desde Soy-Nudista os animamos a que compartáis vuestras experiencias con nosotros, el siguiente artículo relata la experiencia de un colombiano radicado en la Rep. Dominicana al animarse a hacer nudismo en Playa Grande, Cabrera.

474003
4311029
29172149

Saliendo desde Santo Domingo, Republica Dominicana, por la carretera nueva a Samaná, poco después de pasar el parque protegido de Los Haitises, se encuentra a mano izquierda la vía que conduce a Nagua, ésta es una carretera en aceptables condiciones con solo algunos kilómetros deteriorados pudiendo mantenerse un viaje tranquilo disfrutando del bello paisaje. Llegando casi a Nagua después de recorrer unos cuantos kilómetros de playa es obligada una parada a almorzar en El Comedor de Chen en donde la atención, la limpieza y la amabilidad son la regla inmutable de la señora Chen. Allí se pueden escoger exquisitos platos hechos con langostas, pescados y mariscos frescos de la región. Pasando la población de Nagua y un poco antes de llegar a Cabrera, se encuentra Playa Diamante, pequeña playa de aguas calmas, muy poco profunda con arena muy blanca y suave, el agua es fresca pero muy acogedora, hay un pequeño y rustico parador que tiene el único servicio sanitario del mundo con un gran letrero que dice: “Prohibido hacer pupú”.

Cabrera esta ubicada en la costa nordeste de República Dominicana a 19º 36’ N y 69º 63’ W sobre el océano Atlántico, por ello las playas tienen un mayor oleaje que en la parte de la Hispaniola que da sobre el mar Caribe. Esa es la razón por la cual todas las poblaciones de la costa norte son excelentes para los deportes acuáticos como el surf, el skimboarding, etc.

La población total de la cabecera y sus distritos no sobrepasa los 25.000 habitantes, muy hospitalarios y cultos, la mayoría de sus mujeres son delgadas con cuerpos muy bien proporcionados cubiertos por una piel con un hermoso color moreno claro que les da la apariencia de tener un bronceado permanente, facciones muy pulidas, cabellos negros suavemente ondulados, ojos muy expresivos y una sonrisa y una gentileza que cautivan la atención de todo el mundo.

Es necesario detenerse también a disfrutar de Playa Bretón, El Viejo Francés, Abreu y tomar el tour en yola de la Laguna Gri-Gri hasta la Cueva de las Golondrinas y La Piscina.

36903866
36903873
71662425
74008550

La playa más linda es Playa Grande, considerada una de las 10 playas más bellas del mundo, con una arena muy blanca y un mar cristalino de un color azul claro inigualable. La extensión de la playa es de más de tres kilómetros de largo por unos 30 a 35 metros de ancho.

En medio de un bosque de palmeras, almendros y centenarios arboles de uvas de playa hay varios puestos de comida en los cuales sirven una rica langosta asada, pescados y mariscos frescos acompañados de una refrescante piña colada o un rico coco loco servidos cada uno en su propia fruta. De ese lado de la playa se sitúa la mayor concentración de gente por la cercanía a los servicios de comedor, refrescos, cervezas, mesas y sillas para sentarse y recostarse a disfrutar del sol. Los extranjeros se sitúan un poco más lejos porque hay menos bullicio. Curiosamente en el extremo opuesto de la playa contra el acantilado del campo de golf por lo general no se ve a nadie.

Como mi deseo era el de disfrutar del sol, la brisa y el mar en la mayor tranquilidad posible, camine sobre la suave y blanca arena hasta allí y me sumergí en el mar disfrutando del oleaje, el cual al golpearme con firmeza tonificaba todos los músculos de mi cuerpo. Tendido luego sobre la playa, dejé que el sol y la brisa retozaran sobre mi piel, fue entonces cuando sentí que mi bañador impedía que todo mi cuerpo disfrutara de la calidez del sol y de la suave y agradable brisa que venía del Océano Atlántico. Como la gente se veía diminuta en el extremo opuesto de la playa, me arriesgue a quitarme el traje de baño que mojaba y discriminaba a una buena parte de mi cuerpo. Pude así, disfrutar como tantas otras veces en mí vida, de esa sensación de libertad y de paz que nos produce la desnudez del cuerpo y del espíritu, la cual nos permite apreciar cómo la naturaleza misma se funde con nuestro ser y sentir entonces tal cual debió ser en un principio, el más bello y puro acto de amor de nuestro Padre Creador.

Excursión a Cabrera

A pesar de haber conocido y practicado espontáneamente el naturismo desde los siete años de edad, fue aquí en medio de ésta playa maravillosa que me pregunté por primera vez que significaba para mí el estar desnudo y cómo y cuando lo había descubierto. Por más que me remonté al más antiguo de los recuerdos de mi infancia, no pude precisar un tiempo específico, solo la vaga sensación de comodidad que me embargaba desde muy pequeño, cuando me desvestían para bañarme o cambiarme de ropa y me colocaban desnudo bajo los matutinos rayos del sol. No sé si esa cálida apreciación de seguridad y bienestar determinaron que en el futuro me sintiera más cómodo y seguro sin ropas que vestido. Recordé entonces como me fascinaba el relato de Adán y Eva y cuan agradable me imaginaba su estancia en lo que contaban era el fantástico paraíso terrenal. Al tratar de traer al presente los sueños de ese entonces, evoco en su mayoría una serie de vividos episodios en los cuales participaba activamente del trabajo y las diarias aventuras de un pequeño pueblo de nativos, ubicado en una alejada isla tropical, en el cual vivíamos en completa armonía con la exuberante naturaleza que nos rodeaba con un absoluto respeto por la dignidad de todos nosotros, utilizando los recursos que la tierra, el aire y el mar generosamente producían, tomando de ellos exclusivamente lo necesario para vivir. Creo que ahora en ésta bella región de Cabrera he descubierto en lo profundo de mi mente las situaciones que me permitieron entender la magnífica obra de Dios en el cuerpo humano y la razón por la cual los hombres y mujeres fuimos dotados de una piel tan sensible, que en lugar de separarnos nos integra con la naturaleza y el porqué la maldad y la malicia de un gran número de gentes, se manifiesta cubriéndola de vestimentas para aislarnos a unos de otros y del entorno, fomentándose en consecuencia, la individualidad extrema, el egoísmo, la envidia y el afán de poseer más de lo que se requiere para llevar una vida con dignidad y plenitud.

Vislumbré por un momento la grandiosidad de la vida del pueblo Taino en ésta majestuosa isla tropical y entendí porque los invasores cubiertos de gruesos ropajes sintieron una envidia monstruosa de ésta pacifica raza y al no poder corromperla, la masacraron hasta extinguirla por completo. Afortunadamente para quienes quieren despojarse de sus atavismos culturales e integrarse con la naturaleza, ese espíritu puro se manifiesta aún y nos permite experimentar la sagrada grandiosidad de éste pueblo y su magnífica tierra surgida de las profundidades del vasto océano.

LUCAS

Viaje a Cabrera (R. Dominicana)

Una colaboración de los lectores, si tienes algún buen artículo, ponte en contacto con nosotros

 
 

2 comentarios

  1. Fernando dice:

    ¿Cuándo van a seguir publicando artículos? veo que ya no han publicado nuevos artículos desde hace bastante tiempo.

  2. admin dice:

    La perioricidad de la revista aun está por ver cual va a ser, una idea es que a partir de navidades se vayan publicando artículos sin que se hagan por bloques, además es el trabajo de una persona que ahora mismo está bastante ocupada y con muy poco tiempo libre.

Dinos que te parece

person
email
web
mode_edit