Ya me desnudo yo

vista panorámica de vera

El nudismo no es sexo, pero lo incluimos aquí porque este reportaje es una declaración de principios y una lección para todos los que se lo toma como pornografía, cuando muestra lo más natural del mundo: el cuerpo.

Estaba harta de ver noticias sobre pueblos naturistas como El Fonoll, playas nudistas como las de Es Trenc en Mallorca, Bolonia en Cádiz y Costa Natura en Estepona, elegidas como las mejores de España entre los nudistas europeos, y sobre la gente comprando en el supermercado sólo con la cestita encima. Así que decidí irme a Vera, el primer destino turístico nudista en nuestras costas, y desnudarme entera.

Fotos: MANUEL MONTERO
nudistas en Vera

Honestamente, hay un trecho entre ir desnuda por las calas de Cabo de Gata o por las de Vera Playa mismo y salir a la calle como mi madre me trajo al mundo

O al aparcamiento de la playa, o a alguna de las 12 urbanizaciones naturistas por donde al menos en la piscina hay que ir sin bañador, o a tomarse un zumo en el chiringuito Puntonat, que parece dar la bienvenida a todos los bañistas vendiéndoles todos los productos que puedan necesitar para ir sin bolsillos, como pareos con bolsillos, funditas de plástico para guardas monedas, móvil, etc.

Al principio te sientes un poco rara, aunque nadie te mire ni para insinuarte que estás buena. Nada, desapercibida total, como si te estuvieras metiendo al mar. Te vas inspeccionando también a ver si vas bien depilada, porque la mayor parte de los nudistas van rasuraditos, imposible evitar que se te desvíe la vista involuntariamente. Resulta difícil mirar a los ojos cuando te están apuntando unas tetas de la mujer a la que intentas entrevistar. Al cabo de un rato ya sé que hay penes de todos los tamaños, algunos testículos adornados con piercings, y decenas de miles de cuerpos de colores, pelos, formas, curvas, grasas, huesos, defectos y virtudes distintos.

nudistas en vera

Lo mejor es que nadie se fija ni yo siento que tenga que dar la talla

Así que una vez acostumbrada a la normalidad, me ocurren dos cosas curiosas: Una, dejo de fijarme, sobre todo en los genitales. Dos, pierdo todos los complejos. No soy ni mejor ni peor, soy una más. A unos les gustaré, igual que a mí me gusta ese pedazo de tipo que corre por la orilla, y a otros no, igual que la mayoría no me llama la atención a mí. Pero lo mejor es que nadie se fija ni yo siento que tenga que dar la talla físicamente en nada. Tampoco siento que por estar en tal o cual postura vaya a causarle morbo al personal, tanto hombres como mujeres están relajados, abriendo las piernas si les apetece ponerse morenas las partes inversas de los muslos, y no se ven erecciones por doquier. Eso sí, tengo un amigo que ha sido asaltado al menos por cinco mujeres haciendo nudismo en la playa, será porque está tremendo, porque a mí no me entran ni los abuelos.

nudistas en vera
nudistas en vera

Lo que provoca morbo es precisamente tapar ciertas partes

Argumentan los nudistas que, para ellos, lo que provoca morbo es precisamente tapar ciertas partes, insinuantemente, con un tanga o un minitop de esos brasileños. Se preguntan: “Si el cuerpo es natural, ¿por qué hay que discriminar y esconder la vulva o los pezones? ¿por la educación religiosa que hemos recibido? ¿por complejos impuestos por la sociedad? Aquí te desinhibes completamente, cuando ves a alguien desnudo y en una posición completamente anti erótica, lo ves como algo tan natural que ya no te lleva a pensar en sexo más que cuando te atrae alguien y quieres buscarlo, pero no estás todo el rato obsesionado con ello. Tampoco es que nos guste todo el mundo, algunas personas sí, porque cada uno tenemos nuestros gustos, pero lo mejor es que más allá del físico, acostumbrado a ver tantos, lo que te interesa es su personalidad, cómo es y cómo piensa, tienes que buscar algo más en ella.”

nudistas en vera

Una de las reglas básicas es llevar un pareo siempre para sentarte encima

Aparte de ese prejuicio de que la desnudez lleva al sexo indiscriminadamente, hay otro que ya había detectado en un almeriense antes de llegar a Vera: “A mí me parece algo muy sucio, antihigiénico, todos poniendo el culo ahí, en las sillas, con las infecciones que puedes coger. Y luego esos cuerpos viejos, con todas las carnes colgando… no sé, a mí me daba mucha grima y no me gustó nada”. He de decir que una de las reglas básicas es llevar un pareo siempre para sentarte encima, y además fijándote en que sea en el mismo lado. Si no lo llevas, es tu problema, pero en los bares y chiringuitos limpiarán la silla a conciencia después para que no se vayan contagiando los gérmenes. Eso si existieran, porque aseguran que “al estar constantemente ventilada toda la zona de los genitales y el ano, ahí no se pueden acumular gérmenes como ocurre si llevas un bañador húmedo durante demasiado tiempo“. Yo he de dejar constancia de que en casi una semana sin usar bañador y en un momento del ciclo femenino en el que las defensas bajan ostensiblemente no he cogido ninguna infección ni me picaba nada. Como el culito de un bebé.

Hay otros tópicos contra las playas nudistas porque algunos consideran que siempre hay muchos gays y picaderos, o muchas parejas dispuestas a la acción. Si bien es cierto que en estas zonas la liberalidad mental de algunos naturistas se extiende también a su sexualidad, que hay hoteles nudistas donde van muchos swingers, se celebran fiestas para ellos y pululan por los pubs de intercambio de parejas o por los del colectivo gay disfrutando de sus cuerpos, NO se puede generalizar. Ni todos los nudistas son swingers ni todos los swingers son naturistas. Y lo mismo con la comunidad gay o lesbiana. De hecho, “ellos vienen a estas zonas de playa porque se encuentran más cómodos para poder expresarse libremente, para mostrarse su cariño o para combinar géneros como les dé la gana. Y aunque hay conservadores que desearían que sólo hubiera familias con niños, saben comportarse y no van a agredir ni insultar a nadie”, se jacta un nudista convencido.

nudistas en vera

De todas las ideologías y credos

La diversidad de ideologías puede resultar curiosa porque hay tanto empresarios, jueces, militares, policías o hasta curas que aducen ir desnudos porque ‘así se iba en el jardín del Edén, luego es lo más natural’… De todos modos, teóricamente, se podría pensar que hay más progresistas, sobre todo los que se consideran naturistas. Digamos que naturismo sería el término que engloba varias ramas como: el higienismo, el pacifismo, el ecologismo, el naturalismo (plantas medicinales y terapias naturales en vez de medicamentos), la nutrición biológica, los ciclistas preocupados por el medioambiente, el reciclaje… y los nudistas, que conviven en desnudez. No todos los naturistas adoptan todas las vertientes ni todos los naturistas son nudistas ni todos los nudistas son naturistas.

Tampoco se ha de dar por hecho que un naturista ha de ser muy espiritual, practicante de yoga y meditación a diario, porque la filosofía del naturismo se refería desde sus inicios en el norte de la racionalista Europa al plano físico la Libre Cultura del Cuerpo. Se trataba de cuidar el cuerpo respetando e integrándose en la naturaleza, basándonos en lo que la naturaleza nos regala, en especial el sol. Por eso se recomendaban los baños de sol desnudos, como fuente de energía, probablemente por la Vitamina D que se transforma únicamente a través de la piel, no está presente en ningún alimento si bien es imprescindible para vivir. Otro aspecto era el psicológico: el de sanar la mente de obsesiones sexuales a fuerza de acostumbrarse a ver nuestros cuerpos, con sus genitales incluidos, con total naturalidad sin connotaciones sexuales.

nudistas en vera

Cuidado con los pervertidos y pederastas

A algunos salidos, mayoritariamente tapados con un bañador, esa terapia no les sirve porque ya pasan a la playa nudista con los ojos sucios y hasta con cámaras para grabar (con el objetivo asomando por un agujerito en la riñorera pilló un policía a un pervertido). O van al chiringuito para guardar imágenes en la retina a fin de recrear la imaginación luego en casa. “Viene gente con una mentalidad o con una idea trastocada de la sexualidad en busca de carnaza, se explayan como si esto fuera Sodoma y Gomorra mientras que en otras playas no nudistas se excitan igual ante un topless o un bikini pero lo ocultan más. Si nos mezclásemos por todas las playas lo verían con más naturalidad y no vendrían aquí a abusar…”

No hay mayor agravio para los nudistas que un tipo que va fichando a las mujeres e incluso se atreve a acosarlas creyendo que porque estén ahí desnudas están disponibles o a la búsqueda de sexo. Se le pueden echar encima para que deje de molestarla y llamar a la Policía. A los que van buscando miembros viriles les llaman ‘mirapollas’… Y los pederastas ya les parecen unos innombrables pervertidos a los que no darán oportunidad de volver a aparecer por todo el complejo de Vera Playa, tanto en el Hotel Vera Playa como en las urbanizaciones los echarían.

Un vecino de Vera Natura advierte que “el cuidado de los menores es muy importante. A los adolescentes de 12 a 18 años sí que se les permite ir en bañador incluso en las urbanizaciones y las piscinas nudistas, teniendo en consideración el desarrollo del pecho en las niñas, el crecimiento del vello en el pubis, la falta de control de la erección a estas edades por la excitación hormonal y sexual que conllevan… En los hoteles o urbanizaciones nudistas están más protegidos pero fuera es más complicado y se les intenta evitar conflictos, por ejemplo, con mirones que les observan con cierta intencionalidad o descaro.” Su mujer le secunda: “Hemos pillado pederastas, tanto hombres como mujeres, intentando hacer fotos a los niños y los hemos echado y denunciado inmediatamente. Si empieza a rodear a la víctima, se pone al lado, intenta hacer fotos con el móvil a escondidas, tiene una actitud rara… enseguida sale el grupo vecinal a quitarle las ganas, a alguno ya le han parado los pies a palos mientras venía la policía a detenerlo.” A juicio de esta naturista de pro, “hay que cortarles las alas a los pervertidos que no tienen nada que ver con la filosofía nudista sino que son fruto de la educación sexual recibida por el hombre en España, con esa obsesión por la imagen de un cuerpo 10”.

nudistas en vera
nudistas en vera

Lo peor es ir vestido

Aquí hay algún cuerpazo, pero la mayoría no lo son. Es más, el gran problema lo tenemos los que llegamos allá vestidos: “Los que vienen sin darse cuenta de que han alquilado un apartamento en urbanización nudista se piensan que los bañistas en la piscina les miran porque tienen un cuerpo feo, preguntan extrañados al socorrista por qué les están observando, y estos les contestan que allí lo que les sobra es el bañador, no la lorcilla que les acompleja.”

Ese es uno de los grandes efectos beneficiosos que estoy sintiendo al levantarme, nadar, comer, tomar mojitos, trabajar con el ordenador en el chiringuito naturista, entrevistar a la gente, ir a comprar, etc. completamente desnuda durante cinco días. Me siento mejor que nunca con mi propio cuerpo, que sigue siendo el mismo, pero yo lo encuentro más atractivo que cuando voy tapada. Curioso, cuando menos.

En todo caso, la experiencia en general está resultando verdaderamente liberadora y enriquecedora: No he notado ninguna mirada lasciva ni me ha entrado nadie al trapo ni he notado problemas de convivencia entre vestidos y desnudos. Eso parece ser lo bueno de Vera, que después de tantas décadas a nadie le choca ni le importa la desnudez.

nudistas en vera
nudistas en vera

Convivir con naturalidad

Según el director del hotel Vera Playa, “igual sí que hay huéspedes que vienen creyendo que es un hotel textil y de repente ve a la gente desnuda en el hall y en la piscina, y le choca, pero nunca ha llegado a mayores“. Si bien, en general todo el mundo sabe que Vera es el municipio nudista por excelencia. Una pareja textil de Madrid que lleva años viniendo opina que le “parece muy bien, cada uno que haga lo que quiera, nosotros paseamos por allá y ellos por aquí sin problemas. Habiendo playa nudista y playa textil, hay gente que preferiría que no pasaran de cierto límite virtual porque hay niños. Pero imagino que a los nudistas les pasará igual porque les puede molestar que pase gente vestida a mirar”. Dos almerienses afirman: “A nosotras nos da lo mismo, no nos preocupa, paseamos por allá, nos lo cruzamos entero, aunque no somos nudistas ni nos pica la curiosidad“. Y eso que para ellas es lo más natural porque hace más de 40 años que se practica el nudismo aquí, desde que ellas eran niñas así que se podría decir que lo llevan en la sangre.

Tal es el ideal en toda España: lograr una buena convivencia frente a la manía europea por privatizar los centros nudistas fijando fronteras para que no se mezclen con los textiles. Este podría ser el futuro del turismo en España, proponen los naturistas: “Aprovechar esa liberalidad para atraer a los cientos de miles de turistas nudistas de toda Europa a nuestras playas, puesto que en sus países están muy limitados. No se trata tampoco de que todo el mundo vaya desnudo a todos los restaurantes y bares en pelotas, pero si pueden estar tranquilos de que nadie les va a poner una multa por mostrar su cuerpo y encima les ofrecen servicios de calidad como los que siempre les habían atraído, podríamos volver a los índices turísticos de antaño.

Los centros privados en el resto de Europa son más caros y necesitas un carné de la Federación, en cambio aquí en la mayoría no es necesario para acceder a los lugares nudistas. Lo que sí se pretende es que la gente se vaya educando como nudista en un centro privado creado al efecto en un territorio tradicionalmente nudista, lo cual permite a su vez un control de las personas que residen ahí, y que fuera de esos centros en las playas y calles públicas haya una buena convivencia como ocurre aquí en Vera, pero sin acotar las zonas. Se trata de no imponer nunca a nadie que se desnude igual que yo no quiero que me impongan que me vista. Sí que les proponemos que lo prueben, porque puede ser que les guste.”

nudistas en vera

Si pruebas, te engancha

Al principio los novatos preguntan mucho, pero luego ven que es como un vestuario, donde no te observa nadie

Eso es lo que les pasa a miles de veraneantes textiles cada año, que van vestiditos, se solidarizan, después prueban… y al final cambian a las urbanizaciones nudistas para desinhibirse del todo. “Al principio los novatos preguntan mucho, pero luego ven que es como un vestuario, donde no te observa nadie, cuando llamas la atención es cuando van vestidos”, ha comprobado el director del hotel Vera Playa, Diego González.

Un buen ejemplo es una parejita de Ciudad Real que ha llegado a la playa y ha sentido curiosidad por ver cómo se vivía el nudismo en las calles y en las urbanizaciones. Y piden permiso para entrar a Vera Natura, totalmente desnudos, para ver si les convencería alquilarse un apartamento, porque les encanta la atmósfera. Al salir de verla, comentan: “Nos ha encantado, todo súper cuidado, súper amplio, la piscina mola… Chulísimo, tenemos que venir en temporada baja, de vacaciones; el ambiente es genial, es otro rollo, la naturalidad de no llevar disfraz”.

La misma sensación tengo yo en la urbanización completamente naturista de Torremar Natura, donde veo a las familias en la piscina, a los niños jugando al golf y a las parejas en sus terrazas sin preocuparse del bañador mojado…

Por no hablar del Hotel Vera Playa, un cuatro estrellas donde la piscina, obligatoriamente nudista, es el centro neurálgico de todas las actividades de entretenimiento para adultos y niños. Las animadoras son las primeras que van desnudas tanto para jugar al tiro con arco o con carabina como al ajedrez o los bolos, y tanto alemanes e ingleses, que hay a patadas, como españoles de todas las edades juegan por allá como críos en la arena. Yo la primera, que después de nadar una hora en la piscina, aprovecho para tirarme por el tobogán tipo parque acuático recuperando de repente toda esa libertad infantil, cuando creía que podía hacerlo todo sin límites, sin tapujos, sin prejuicios.

nudistas en vera

No se trata de libertinaje

Eso sí, hay unas normas de convivencia básicas en la mayoría de los resorts y hoteles naturistas: “En la zona de piscina de las urbanizaciones no está permitido el uso de traje de baño, en algunas ni siquiera en el recinto, aunque si has ido a hacer la compra al hipermercado no vas a quitarte la ropa en la entrada. No se pueden hacer fotos ni grabar vídeos dentro, a menos que no haya nadie y te hagas unas fotos en familia de recuerdo, pero no puedes hacer una panorámica que retrate a nadie más. Se exige un respeto como en cualquier urbanización en la que hay que convivir”. Exactamente la misma normativa rige en el hotel Vera Playa. Su director asevera que “la única diferencia con un centro vacacional cualquiera es que en la piscina han de ir todos desnudos y en el Bar Caribe deben sentarse sobre el pareo, pero en el restaurante buffet, por higiene, y por la noche, todos van vestidos. Esto lo decidieron hace años los propios huéspedes, porque les gusta arreglarse, ponerse más elegantes.” Por su parte, en Natsun, que fue el primer complejo que se construyó en Vera no hay unas normas mancomunales porque las distintas fases de apartamentos están construidas sobre suelo de calificación pública, con lo cual, cada uno puede ir como quiera por dónde quiera, y perfectamente desnudo por sus calles. Como en el resto de España.

El marco legal que ampara el nudismo

En efecto, pasaron los tiempos del franquismo en los que la policía moralista podía detener a un nudista por escándalo público. Los legisladores se encargaron de abolir esa figura del Código Penal (CP) y la Constitución recogió unos “pilares fundamentales de la democracia y el Estado de Derecho que amparan la práctica del nudismo”. A saber: “la libertad de ideas, la no discriminación por razón de idea o de circunstancias personales; la libertad de expresión y deambular por todo el territorio sin restricciones; la imposibilidad de recortar libertades en base a opiniones, el derecho a educar a nuestros hijos según nuestra moralidad (mientras ésta se ajuste a la ley), el derecho a la propia imagen e indumentaria o a la ausencia de la misma, el derecho inherente de las personas, puesto que todos nacemos desnudos, y en la consideración de legal a lo no regulado”, recogen en la web de www.puntonat.es. Los únicos motivos, pero graves, por los que pueden detener a un nudista es que esté practicando el exhibicionismo A LA VEZ que la provocación sexual ante menores o incapaces, un artículo del CP que opera igual para los que van vestidos y se les pilla incitando sexualmente a los más débiles.

Así pues, si quieres ir desnuda por la Gran Vía, nadie tiene derecho a pedirte una autorización ni a impedírtelo. Ni la Policía, que ya sabe cómo tiene que proceder, pero si algún agente lo desconoce y te pide que te vistas, puedes negarte a hacerlo y pedirle que se identifique, sin gritos ni amenazas. Si insisten y te detienen, pídeles el número de placa para denunciarles por detención ilegal. Si vives en Barcelona, entre otros lugares, la Policía puede ponerte una multa cumpliendo las Ordenanzas del Ayuntamiento, pero acude con ella a alguna asociación miembro de la Federación Naturista de España porque ésta ya ha interpuesto una demanda contra el consistorio por prohibir el nudismo no sólo en espacios públicos sino también en las playas. Y una Ordenanza nunca puede ir en contra de la Constitución ni del Código Penal. Tampoco la sociedad puede hacerlo, y aunque siendo mujer tienes menos números de que la gente se moleste, si te ofenden, agreden, gritan o denuncian, puedes llamar a la policía “para que identifiquen al sujeto en cuestión y ponerle una denuncia por coacción, acoso (sin insiste en molestarte), discriminación, insultos, amenazas, etc.”

Más info

nudistas en vera

La Historia del naturismo en Vera

Quién no recuerda a Fraga bañándose en Palomares para demostrar que no había riesgo radiactivo después del choque de dos bombarderos de los cuales cayeron cuatro bombas nucleares. Por suerte, sólo una de ellas esparció residuos radiactivos y otra se perdió en el Mediterráneo durante un tiempito. Los únicos que debieron de creer al entonces Ministro del Interior franquista fueron los hippies nudistas, que descubrieron en aquellas playas desiertas protegidas entre pinares y cañaverales su lugar ideal. Poco a poco vieron el potencial turístico y empezaron a construir un hotel, un camping y las medinas de Natsun, todos ellos naturistas. Con tanto éxito que se siguieron construyendo urbanizaciones nudistas hasta las doce actuales.

Pero claro, con el boom de la construcción en España, quedaron apartamentos de sobra para veraneantes vestidos, de ahí las urbanizaciones completamente textiles y las mixtas. En estas ha habido algún conflictillo porque los textiles no querían que sus vecinos fueran desnudos y consiguieron prohibírselo por mayoría, lo que para mí es como si te compras un piso encima de una discoteca centenaria y luego te quejas del ruido: pues es que ya estaba allí. Los nudistas ya estaban en este ‘territorio de tradición nudista’. Lo cual no implica ni propiedad ni imposición a que todo el mundo se quite la ropa, pero sí que respeten que ellos no se la pongan porque es perfectamente legal.

Lo mismo pasó con las playas públicas. Los textiles llegaron los últimos y empezaron a protestar porque habían paseantes sin nada por la orilla, ante lo cual, allá por 2003, un alcalde conservador propuso levantar el recordado como Muro de la Vergüenza, para establecer los límites entre la playa nudista y la pudorosa. Lo curioso es que tanto naturistas como textiles abiertos de mente se tiraron a las calles oponiéndose a su separación y desde entonces la convivencia está cada vez mejor avenida y pasean todos los que quieren por toda la playa sin molestarse.

Ya me desnudo yo

Ya me desnudo yo El nudismo no es sexo, pero lo incluimos aquí porque este reportaje es una declaración de principios y una lección para todos los que se lo toma como pornografía, cuando muestra lo más natural del mundo: el cuerpo. Estaba harta de ver noticias sobre pueblos naturistas como El Fonoll, playas nudistas […]

 
 

6 comentarios

  1. Luis dice:

    Un gusto saludarlos y me gustaría poder comunicarme con los miembros del grupo, me llamo Luis y seria un gusto contactar con ustedes. Gracias.

  2. Arturios dice:

    Estoy aquí, ¿donde estás tu?

    Háblanos algo de ti :)

  3. Joana dice:

    Me ha gustado mucho el reportaje

  4. Carlos dice:

    Hola muy bueno el informe. Me gustaria conocer gente de San Juan Arg. Con mi esposa pertenecemos a un grupo nudista y deseamos conocer mas gente

Dinos que te parece

person
email
web
mode_edit